Sabe que nos tiene en sus manos, la soberbia sin ocultar, el egoísmo despilfarrador, las claras intenciones de hundirnos. Le puedo decir amable lector, no olvides que al momento de pisar la cuneta, el equilibrio decidirá si te quedas arriba o abajo.